El debate sobre ‘Municipalismo ante el sistema prostitucional’ organizado por el COPIB evidencia los grandes problemas de una realidad invisibilizada

Publicado el 19 de Septiembre de 2019

La mesa de debate ‘el Municipalismo ante el sistema prostitucional global: una estrategia para la intervención social’, organizada por la Junta de Gobierno del COPIB el pasado jueves 12 de septiembre, sirvió para evidenciar los grandes problemas de esta realidad invisibilizada y la necesidad de abrir nuevos espacios y foros de reflexión que permitan estudiar propuestas que mejoren la atención y la intervención profesional con este colectivo de mujeres especialmente vulnerables.

Así lo manifestaron las personas que participaron en el acto, que tuvo una buena acogida y que contó entre el público asistente con representantes de entidades, y del mundo de la política y de las instituciones con competencias en la materia, así como miembros de la Junta del COPIB y ciudadanía en general. Entre otros, estuvieron presentes: la directora insular de Igualdad del Consell de Mallorca, Rosa Cursach, y su antecesora en el cargo, Nina Parrón; y las responsables de la Coordinació de Sida i Sexualitat de la Direcció General de Salut Pública i Participació de la Conselleria de Salut i Consum, Antònia Maria Tomás Vidal y Margalida Ordinas Vaquer.

Ana María Madrid, vicesecretaria y vocal de Psicología de Igualdad y Género del Colegio, fue la encargada de moderar el debate, que arrancó con la intervención del psicólogo Aligi Molina. El ex regidor de Juventud, Igualdad y Derechos Cívicos del Ajuntament de Palma presentó las conclusiones del estudio de fin del Máster de Políticas de Igualdad de la UIB, que sirvió para trazar un diagnóstico claro de la situación en la ciudad de Palma y exponer medidas concretas para abordar la prostitución desde diferentes ámbitos.

En su turno de palabra, Valentina Milano, profesora de la Facultad de Derecho de la UIB, contextualizó el marco legal en el que se mueve España (muy atrasado con respecto a otros países de Europa y del Mundo) y abordó de manera cercana cuestiones legales relacionadas con la temática y que cabe tener en consideración a la hora de plantear políticas activas de ayuda a este colectivo. Milano remarcó que el hecho de que existan muchas diferencias en sentencias en casos de víctimas de trata, denota una falta de concienciación, sensibilización y formación importante del personal de Justicia en esta materia.

Inma Mas, voluntaria y miembro de la Junta directiva de Metges del Món Balears, hizo un repaso de las acciones más importantes que su organización lleva a cabo en ese ámbito y animó al colectivo de profesionales de la Psicología a sumarse al voluntariado de la entidad para poder trabajar y seguir desarrollando proyectos vinculados a la atención en prostitución.

Xisca Muñoz-Ramos, psicóloga y trabajadora de Casal Petit, compartió con las personas asistentes dos de los muchos casos que atiende en la asociación -salvaguardando los datos personales-, y expuso las principales dificultades con las que se encuentra a la hora de intervenir psicológicamente con mujeres en situación de prostitución o víctimas de trata, donde la autoestima se encuentra muy baja y teniendo en cuenta incluso que a veces es la propia familia de la mujer quien la está obligando a prostituirse.

Como conclusiones más destacadas del debate, los participantes coincidieron en que el Estado tiene que invertir y destinar más recursos a la atención de estas mujeres, pero sobre tiene que desarrollar un marco normativo que llene el vacío legal que existe en España sobre la materia, ya que actualmente son las comunidades autónomas, mediante Planes como el de Baleares, los que tratan de dar una respuesta a esta problemática sin una base legal de referencia.

Asimismo, todos coincidieron en que no se puede crimininalizar a la mujer prostituta o tratada, que tiene derecho a la asistencia legal y psicológica. Precisamente, en relación a la asistencia psicológica se destacó que existen muchas carencias ya que apenas existen recursos gratuitos a los que puedan acceder.

Por último, también se destacó que el trabajo que hacen las entidades solo sirve para contactar con la prostitución visible, pero no llega y deja desprotegidas a muchísimas mujeres que no están en la calle, que se ofertan a través de apps de prostitución, etcétera. Las 2 entidades representadas (Casal Petit y Metges del Món) señalaron las grandes dificultades que existen para llegar al colectivo de mujeres prostituidas asiáticas.